miércoles, 11 de julio de 2012

Vacaciones de Invierno en Punta del Este


La ciudad de Punta del Este, en Uruguay, es un destino muy elegido y recomendado para pasar unos hermosos días durante las vacaciones de invierno. Las próximas vacaciones de invierno en Punta del Este prometen ser una experiencia inolvidable, no sólo por la oferta de actividades para hacer y sitios a donde salir que presenta, sino por ofrecer una gran belleza natural posible de apreciar en toda la ciudad. Punta del Este es un hermoso sitio para recorrer en vacaciones de invierno y conocer sus grandes y cuidadas playas, el puerto, el paseo marítimo o Rambla, la zona de boliches y bares conocida como La Barra, las suntuosas casas y los modernos edificios, las playas de San Ignacio o Las Grutas (un tanto más alejadas del centro), y su conocido y más lujoso hotel y casino, El Conrad.



En vacaciones de invierno en Punta del Este podrá disfrutar de grandes espectáculos, atractivos paisajes, variadas actividades relacionadas con la naturaleza, compras en las más exclusivas tiendas de marcas nacionales e internacionales, una intenta vida nocturna. La mejor calidad en atención y en servicios la encontrará, sin dudas, en sus vacaciones de invierno en Punta del Este, en las miles de opciones de hotelería, de gastronomía, de salidas, espacios recreativos, sitios para conocer y lugares para visitar. Las vacaciones de invierno en Punta del Este son una elección infalible para aquellos turistas que buscan un descanso en un sitio nombrado como uno de los más importante y exclusivo balneario de América del Sur, lleno de lujos y comodidades.

Descansar en la Playa (obviamente). Para los que buscan calma chicha y soledad, las mejores playas son las de El Chorro -pasando Manantiales- y el Balneario Buenos Aires, camino a José Ignacio. No tienen parador ni guardavidas. Las playas de Punta Ballena son las mejores para ver un lindo atardecer.

Alojarse en Posada Paradiso, en José Ignacio. Para un fin de semana romántico, un hotelito rústico y con muchos colores a 150 mts de la Playa Mansa. Preparan ricos tragos en pequeños vasos, tienen buen restaurant y tarifas razonables. Calle Picaflores, esquina Biguas, Jose Ignacio. Desde U$S 150 la habitación doble.

Hacer una parada en Medialunas calentitas. Un clásico ubicado al entrar a La Barra que en enero permanece abierto las 24 horas. Lo que hay que pedir: medialunas recién salidas del horno (U$S 10 la docena) o rellenas con jamón y queso acompañadas con leche chocolatada.

Comer en Sí, querida. Un nuevo restó inaugurado hace algunos meses en el garage de la casa de la abuela del dueño, en Maldonado. Patentes antiguas, patas de rana, 33 sillas distintas y un juego de comedor suspendido en el techo, con lámpara funcionando incluida, describen el cálido ambiente. Platos exquisitos y muy buenos precios. Dirección: Ventuta Alegre 236, frente al hospital de Maldonado. Cubierto promedio: 400 pesos uruguayos, por persona y con vino. Además, dentro de la propuesta gastronómica de Maldonado están Céfiro, Patio Verde, Vieja Fábrica (estrenados este año) y La Balanza, un clásico de la zona.

Disfrutar un atardecer en Le Club. Esta posada ofrece riquísimas tapas con clericó para despedir la tarde. La cerveza chica, sale 100 pesos uruguayos; el clericó grande, 500 y los tragos, 200. Dirección: Av. De los Cangrejos y Av. Del Mar, La Barra.

Darse el gusto en L'Auberge. Sus waffles son un must. Con dulce de leche, chocolate, miel o crema, a partir de las 17 hs en el tradicional hotel. Infaltable para los golosos en cada visita al este. 1 waffle, 1 salsa y una bebida (té, café o gasesosa) a 450 pesos uruguayos. Carnoustie y Av. del Agua. Parada 18 de La Brava.

Pedir una pizza gourmet a la parrilla. Las hay de diferentes sabores y colores, con queso de cabra y espinaca, rúcula y tomate, cuatro quesos y más. Los mejores lugares y los más concurridos para probarlas son No me olvides, en Manantiales y Tutta, estrenado esta temporada en la principal de José Ignacio. Una pizza grande promedia los 330 pesos uruguayos.

Conocer Garzón. A 35 km de José Ignacio, este pueblo tiene un atractivo diferente, más cercano a las sierras que al mar, ofrece calma, quietud y tentadoras propuestas gastronómicas para ir a pasar el día....aunque hay quienes se quedaron a vivir. Desde hace siete años está la posada y restaurant Garzón, de Francis Mallmann, y este año abrieron tres nuevos restaurantes de argentinos y locales de Garzón: Paulette, Lucifer y Terranova.

Visitar la fundación Pablo Atchugarry. Para los amantes del arte, un espacio imperdible ubicado en Manatiales. Cuenta con el taller del escultor, un edificio con tres salas expositivas, un auditorio destinado a conciertos y una sala que alberga la colección permanente. Todo esto rodeado de un inmenso y verde parque de esculturas de 15 hectáreas.

Armar plan familiar en Lapataia. El establecimiento cuenta con alquiler de caballos, parque de diversiones y mini zoo. Los chicos pueden participar de visitas guiadas en las que aprenden a ordeñar vacas y cabras, participan de la producción de queso y para terminar, disfrutar de un panqueque con dulce de leche elaborado allí.  La visita guiada es gratuita. Los juegos cuestan desde 80 pesos uruguayos. Dirección: Parada 45, Playa Mansa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario